miércoles, 9 de febrero de 2011

Allá, En El Altiplano


En algún lugar del aire,
allá, en el altiplano,
han quedado los ojos del pasado
prendidos a las pajas del viento
y al nítido perfil de la nada…
allá han quedado los pies de mil hambres
y de mil manos abriendo la tierra.
El azul se tragó sus ruinas,
y las vistió con colores de llamos y guanacos,
con bofedales salobres como sus propias bocas,
con latidos que resuenan en medio de la nada…
el cielo se abrió sólo para ellos;
los pueblos del desierto,
los dioses del silencio.


1 comentario:

Maricruz Díaz Llerena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.