viernes, 11 de abril de 2008

AGUAS CLARAS (II)


TRUCHA ARCOIRIS

Son azuladas las vertientes
donde brotan los delfines verdes,
hipocampos, con alas de agua,
escalando montañas.
Como un mínimo punto diamantino,
veo su pupila dilatada, prisma,
y sol bajo las piedras.
Duermen sus inviernos con las branquias cerradas,
y en el confín del mar, bajo el lucero,
dejan la piel marcando su próxima muerte.
Y se abrazan al sueño del torrente,
le lamen las cornisas al fondo,
y lo van puliendo, de aleteo y vida.

Se encrespan en el aire,
respiran, gorjean,
y siguen ascendiendo,
sin agonía aún,
sin sueño muerto...
suben,
y suben,
y celebran la rompiente,
y la sortean,
con vaivenes de sirena, bailan,
y siguen subiendo.

Colosales del rio,
arcas minúsculas,
llevan su cargamento de estrellas,
su regalo de pendientes de ópalo;
tesoro que navega en el vientre húmedo.
Truchas,
con su destino firmado,
perpetuando la promesa de morir

donde nace el arcoíris.
Norma Duch Roveri
11-Apr-08

2 comentarios:

Álvaro Ancona dijo...

Siempre es una satisfacción estética visitar este sitio tan mágico.

Álvaro

Norma Duch Roveri dijo...

Cuánto me alegra que así lo sientas, Alvaro... la magia vuela, va de ida y vuelta.
Gracias.
Norma