viernes, 25 de abril de 2008

BUENAS TIERRAS (II)


// El campo tiene la nostalgia de los álamos esperando el viento; se sostiene en su silencio.\\




~ TIERRA MÍA ~

La bruma quieta de la mañana
y el verde algodón que se levanta
dejando solo hilos de luz...

En medio del murmullo temprano,
en quietud,
observo el día pasar.
Mis ojos se quedaron en la distancia,
en el olor a humedad,
en las piedras del camino,
en los senderos que hice y anduve.

¡Cómo pude dejarte!, tierra mía.
Humilde cerro que me acercaste al cielo.
Volvería a reposar sobre tu campo,
impregnarme de ti como antes,
y encontrarte, inalterable;
amapolas de Septiembre,
espinos de tarde ardiente,
noches resecas silbantes,
evaporadas...


No hay un recuerdo
que no te nombre,
y aunque tanto quise,
no pude convertirme en agua,

no pude quedarme entre las raíces.
Norma Duch

1 comentario:

Norma Duch Roveri dijo...

Enrique, muchas gracias por tus afectuosas palabras. Siempre eres bienvenido en esta casa.
Norma